Galería

El aceite para nuestro candil

El  Aceite para nuestro Candil       El Aceite para nuestro Candil

Antiguamente se utilizaba el candil para alumbrar los hogares, y muchos de ellos utilizaban como combustible el aceite y esto trae a la memoria cierta parábola de Jesús de una mujer que encendió su candil para tener más luz para encontrar una sola moneda, esto claro está que la luz permite ver las cosas pero ¿qué se dice del aceite que mantiene viva la luz?

Siempre debemos vivir motivados, debemos elevar nuestros pensamientos por encima de este mundo y desde una torre alta, desde el pináculo de una montaña observar con nuevas formas del pensamiento, con nuevas emociones no sólo el mañana sino el presente, vivir motivado es dar el empujón que siempre necesitamos para romper el frío de los motores emocionales,  espirituales y mentales, es esa actitud positiva que debemos concebir desde nuestro interior ya que el aceite mora allí.

La motivación tiene una lección que enseña a los sabios, y es el efecto secundario que produce cuando uno se siente motivado, este efecto lo reciben las personas que están cerca de nosotros, ellos son inyectados por nuestra motivación, los nubarrones en sus rostros son disipados y como una carga eléctrica son poco a poco reactivados y alentados.

En cierta ocasión en una ciudad de Estados Unidos hubo una densa neblina y muchos autos transitaban por las autopistas rápidamente, cuentan las personas que vivían cerca de la carretera que escucharon sonidos estrepitosos una y otra vez; a la mañana siguiente cuando se disipó la neblina, a lo largo de la carretera se observó algo espantoso, un gran número de automóviles habían chocado formando una enorme cola, la escena era terrible.

Es necesario disipar la neblina de nuestras vidas, la falta de motivación abarca a todas las clases sociales, como un enjambre que busca un nuevo hogar; a veces hemos caído en el error de creer que sólo por las mañanas debemos estar motivados para realizar las cosas, la motivación no tiene horario a que regirse, tenemos que vivir motivados las 24 horas del día, durante todo el año.

Disciplinar nuestras mentes para estar siempre motivados es el trabajo fundamental de la lección del aceite espiritual para que nuestro candil alumbre a los demás, si no somos espirituales no podemos vivir motivados, si no tenemos una mente distinta de ver las cosas no habrá nada que nos motive a ser mejores.

Escrito por Washington Celi para el  blog de Bernabe Arias de Unete al Exito 

El Aceite para nuestro Candil