Galería

Lecciones de la Vida Real

lecciones-de-la-vida-real

Lecciones de la vida real

El pasado viernes 22 febrero aprendí una gran lección de la vida real, les comparto con todo gusto, posiblemente pueda servirte si algún día se te ocurre el mismo escenario.

Solo una pizca  de sensatez antes de actuar, hablar, dar una sugerencia, opinión, consejo o recomendación. Es lo se necesita para evitarte a ti y a los demás consecuencias que pueden desatar desde una breve de molestia hasta un gran conflicto entre tus  seres queridos o amigos.

Como les decía el fin de semana fui a visitar a unos amigos y vecinos en la misma ciudad donde trabajo, cuando  llegue un (Glass-man) instalador de vidrios de autos estaba en el asunto de instalar un parabrisas de un carro, al hombre le toco un trabajo un poco dificultoso.

Yo por querer quedar bien con el encargado del lugar, pensé en recomendarle una persona conocida para ese tipo de trabajo. Estuve a punto  de abrir la boca imprudentemente pero algo en mi, hizo detenerme y mantener el silencio.

Al poco tiempo me invitaron una bebida que acepte de inmediato sin  hacerme de rogar, la plática empezaba a ponerse de ambiente, entre risas opiniones y una que otra broma.

Lo interesante  empieza cuando el instalador de vidrios y su esposa quien le acompaña a todas partes  trabajando como un equipo, nos narran sus aventuras empiezo a conocerlos y me doy cuenta de que son muy  positivos francos  y  de alguna manera poseen virtudes por encima de común denominador de los demás, a partir de ese minuto me siento identificado con ellos

Y reflexiono que pasa si yo les pongo un obstáculo en su camino al  recomendar a otra persona,  o bien me ignoran o le perjudico a ellos y todo por la imprudencia de hablar sin pensarlo Me ganaria un karma por perjudicar a personas bien intencionadas, afortunadamente todo sucedió como tenía que haber sucedido.

Por un momento  yo me quede pensativo… caramba creo  que si  hubiera seguido mi impulso mecánico, espontaneo, inconsciente  hubiera cometido un grave injusticia llevándome por consiguiente aumentar mi karma.

Lección aprendida  ¿pero cuantas lecciones la vida nos tiene? En algunas ocasiones ni nos damos cuenta del  daño  que les perjudicamos a nuestros semejantes.

Gracias por tu lectura le saluda su amigo Bernabé Arias de Únete al éxito.

Lecciones de la vida real

vidrios.autos.windshield