Galería

Librando una Batalla contigo mismo

 Librando.una.batalla.contigo.mismo   Librando una Batalla contigo mismo

El mundo  interior es reflejo del mundo exterior,  como  es adentro es afuera y como  es arriba es abajo  de la misma manera en que hay guerras en el  mundo,  en nuestro interior sucede lo mismo

Asi  como en el mundo  físico nos damos cuenta de la maldad en  en nuestro mundo  interior hay habita esa fuerza somos una réplica de los mundos exteriores  un  micro universo en donde se liberan grandes batallas,  ese es nuestro tema a tratar  el día de hoy.

Las dos potencias mundiales actuales están combatiendo arduamente por ser el control, nos encontramos en una batalla sin cuartel de estas dos superpotencias y nosotros somos parte de ella. En ambos bandos existen millones y millones de personas que se han enrolado en sus filas y nadie quiere retroceder cuando se está en tiempo de paz, pero cuando la batalla inicia, tanto del un bando como del otro hay desertores, existen muertos en batallas y también existen héroes.

Cada uno de estos poderosos líderes tienen su bandera y hay veces en que el enemigo la pisotea cuando un portaestandarte ha caído pero lo más triste de esta guerra es ver cómo personas que han estado motivadas han desertado y no han superado sus problemas, se venden fácilmente al enemigo y no pueden levantarse, a aquellas personas les digo, tomar cada uno con valor la bandera de la motivación y con fe seguir luchando, nuestra misión es vencer y si caemos, hay que volvernos a levantar.

Todas las batallas de estos dos grandes líderes que desean conquistar el mundo con sin cuartel. Cada prueba en la vida resuelta con éxito te prepara para afrontar la siguiente prueba, pero si una prueba no fue superada o una batalla no tuvo gloriosos resultados no nos podremos preparar para vencer las pruebas que vendrán.

El mundo es para los valientes y el que se enrrola en las filas de la superación debe tener una consigna, “Vencer” “Vencer” y “Vencer”, podremos equivocarnos pero nunca retrocederemos y menos aún, no engrosaremos a las filas del ejército del desánimo. O pertenecemos del un bando o pertenecemos del otro pero no hay término medio, hemos salido sólo para vencer y nunca abandonaremos las filas de los conquistadores de éxito.

Animémonos a continuar adelante y animemos a los compañeros que también luchan en nuestro bando, el desánimo debe ser desarraigado, no puede permanecer para siempre en nosotros, seamos positivos y con mentes claras y con el poder divino la lucha estará ganada.

Librando una Batalla contigo mismo